Publicado: 6 de Abril de 2017

Si te identificas con uno o más de estos síntomas, tal vez ha llegado el momento de hacerlo:

-Has sufrido un trauma y te resulta inevitable no pensar en otra cosa: Una ruptura, un accidente, el fallecimiento de un ser querido.

-Utilizas estimulantes para estar mejor: Abusas de alcohol para olvidar, pastillas para dormir, te castigas sin comer o comiendo mucho.

-Sientes que has perdido el control, a menudo sientes miedo y te dan ataques de ansiedad.

-Te encuentras en una situación límite y no puedes afrontarla o resolverla, como por ejemplo estrés laboral, una fobia o un problema grave de salud.

-No sabes cómo controlar tus emociones, no paras de llorar, sientes angustia desesperanza e incluso ir

-Eres muy negativo, tienes obsesiones, pensamientos catastróficos y agresividad, lo cual te impide vivir con normalidad.

-No te gusta tu vida, a veces te gustaría desaparecer.

-No puedes dormir, tienes insomnio cada día.

-Te peleas mucho con tu pareja, hace tiempo que solo habláis para discutir y no estáis de acuerdo en nada, sientes que la relación va a pique.

-No eres feliz y no sabes porque


¿QUIERES SENTIRTE MEJOR?

Podemos ayudarte a recuperar el control de tus emociones, no estás solo. De hecho, tú tienes los recursos internos que necesitas, sólo hace falta que te enseñemos a utilizarlos.